La editorial linqueña Diario del Desierto presentará un nuevo libro: "Los serpenteos del río" de Javier O. Orellano

Cultura 08 de septiembre de 2021 Por Redacción Claridad
PRESENTACIÒN
PRESENTACIÒN

Desde la Editorial Diario del Desierto les queremos invitar a la presentación del libro “LOS SERPENTEOS DEL RIO” del escritor juninense Javier O. Orellano.

El encuentro será el sábado 11 de septiembre a partir de las 19:00 hs por el Facebook live de nuestra editorial.

En esta ocasión, tendremos el placer de contar con la visita de Javier O. Orellano con quien podremos charlar en vivo y descubrir su obra.

Les comentamos una pequeña biografía del autor.

Javier O. Orellano 

Junín - Pcia. de Bs. As.- Argentina - 10/10/1978

Realizó sus estudios primarios en Junín; el secundario en Baigorrita; y el terciario en 9 de Julio.

Es jardinero, horticultor, músico y escritor.

Además, es cantante y compositor de la banda “Los duendes del Rancherío”, con la cual editaron los discos: “El paño del Quircunquin” 2008 - “La impronta” 2010 - “La parábola del sol” 2019 -

Publicó: “Chadí Leufú” (2005) y “La gota de agua” (2015) con la  Editorial Rama Negra.

Actualmente lleva adelante una columna titulada “Semblanzas del Chadí Leufú” en la revista de arte y cultura: “Tapera del Desierto” de nuestra Editorial Diario del Desierto.

Desde el año 2012 trabajamos en la promoción y proyección de obras literarias, plásticas y audiovisuales de artistas del partido de Lincoln y la zona.

Nuestro trabajo nos ha permito conocer y visibilizar el enorme caudal artístico que habita en nuestro territorio.

Festejamos estos encuentros y la posibilidad de seguir construyendo en red.


Link del evento: https://fb.me/e/1tlCXX3TZ


Sinopsis de “LOS SERPENTEOS DEL RIO”.

Por arroyos de aguas marrones, que de a rachas se angostan y se vuelven apenas zanjones, otras se ensanchan y presumen de ríos. Por lagunas que se abren como golfos pampinos a un desborde de fauna y vegetación deslumbrante, que bullen de vida. A través de campos que alternan el paisaje hastiado del monocultivo y la siembra avarienta, agotadora del suelo, con la poesía mítica de taperas evocadoras, puentes de hierro centenario, montes de sombra reparadora, horizontes sin estorbos, aire puro, praderas cubiertas de verbenas y una música de soledades legendarias, de llanura infinita. 

A través de todo esto, y por todo esto, Javier Orellano y sus entrañables compañeros de aventuras ( el Ladero, el Aparcero y tantos otros) , se van abriendo camino por senderos de agua y tierra, en balsas improvisadas con gomones y tablas, con guitarras al hombro, papel, lápiz, un profundo sentido de la libertad y un infinito amor por el paisaje de nuestro pago; embrujado de personajes que se resisten a ser envasados en la maqueta de vida que proponen las grandes ciudades y sus vértigos, que comen almas y devuelven horarios.

Allá, entre camalotes y juncales, anunciados por patos de vuelos rasantes y gallaretas alborotadas, vienen, ensillando precarias embarcaciones y sólida poesía, buscando historias que parecen muertas, pero solo ensayan el letargo esperando voces que las revivan; buscando el alma de una tierra, vienen, digo, nuestros héroes, ejerciendo la bendita locura de escuchar sus corazones y andar en humano éxtasis, a través de los serpenteos del río.

Te puede interesar