La economía no permitiría una nueva cuarentena, aunque habría límites en la nocturnidad y circulación

Interés General 29 de marzo de 2021 Por Redacción Claridad
"No hay chances de que se cierren actividades por completo", asegura Sonia Tarragona, jefa de gabinete de Carla Vizzotti en el Ministerio de Salud de la Nación

La inminente llegada de la segunda ola de coronavirus en la Argentina, genera debate al interior del gobierno nacional y también en las gobernaciones. Se sabe que deberá haber medidas para evitar aglomeraciones y otro tipo de acciones que disparen los casos, pero al mismo tiempo se admite que la población no podría tolerar otra cuarentena dura, como en el 2020.

Por eso, la administración nacional que conduce el presidente Alberto Fernández, analiza y por ahora no dispone de medidas concretas, más allá de restringir los vuelos regulares hacia Brasil, Chile y México.

Pero en las próximas semanas, tanto el gobierno nacional como el conjunto de gobernadores del país podrían coincidir en, por ejemplo, poner límites a la nocturnidad y empezar a controlar un poco más la circulación en la calle. Por ahora, desde el ministerio de Salud que dirige la ministra Carla Vizzotti, consideran que “no hay margen” para otra cuarentena con el estilo aplicado el año pasado.
“No hay chances de que se cierren actividades por completo. La idea es ir alternando situaciones, no las llamaría cuarentenas, más bien disminución de alguna actividad”, expresó Sonia Tarragona, jefa de gabinete de Carla Vizzotti en el ministerio de Salud.

En diálogo con Radio con Vos, Tarragona dijo que de producirse una fuerte segunda ola de coronavirus, se restringirán algunas actividades focalizadas. De todas formas, la funcionaria consideró que “no estamos exentos de que se genere una cepa argentina", a raíz de la aparición de mutaciones del virus en algunos países del mundo, como en Brasil.

La postura que hoy plantea el gobierno tiene que ver con que la Argentina no podría soportar otra caída en su actividad económica como en el 2020, que fue la más fuerte en dos décadas con una caída del 10% del PBI.

Lo cierto es que, nadie tiene una aseveración profunda sobre si el país podría volver a tomar medidas extremas en el marco de una segunda ola de coronavirus. Por lo pronto, en Europa, algunos países vuelven a las viejas cuarentenas. La única diferencia entre el 2020 y el actual año pandémico, es la (poca) presencia de vacunas. La esperanza está depositada en esto.

Te puede interesar