Murió Rensenbrink, el holandés de la pelota en el palo en la final del Mundial '78

Interés General 25 de enero de 2020 Por Redacción Claridad
Tenía 72 años y peleó durante largo tiempo contra una enfermedad degenerativa de los músculos. Pudo haber cambiado la historia del seleccionado de Menotti y la junta militar
resnsenbrink_fifa

Fue el protagonista de uno de los momentos históricos del fútbol… argentino. Exactamente en aquella tarde del 25 de junio de 1978, cuando la Selección Argentina le ganó a Holanda por 3-1 en el suplementario para conquistar la primera de sus dos Copas del Mundo. Sucede que este personaje, este notable jugador llamado Robert Rensenbrink, y popularmente conocido como “Robbie” estuvo a punto de cambiar la historia.

El partido estaba igualado 1-1, se encaminaba hacia ese suplementario cuando, a los 45 minutos y 14 segundos del segundo tiempo un tiro de Rensenbrink dio en el palo del arquero argentino, el inmenso Fillol. Américo Gallego tomó el rebote y la despejó, bien lejos. Y entonces sí, los corazones de 25 millones de argentinos que se habían “detenido” por un instante… volvieron a latir. El partido siguió hacia el suplementario, hacia los goles de Bertoni y Kempes, hacia la historia conocida.

 
Robert Rensenbrink falleció este sábado a los 72 años, después de afrontar en su último lustro una enfermedad degenerativa. Dejó atrás una formidable campaña deportiva, la que le convirtió en uno de los símbolos de la inolvidable Holanda de los 70. Esa misma “Naranja Mecánica” como bautizaron algunos a la Selección, que revolucionó el deporte con su propuesta de “fútbol total” y alcanzó la final del Mundial de Alemania en 1974, cayendo ante el equipo local -que contaba con caudillos como Beckenbauer, Müller y Vogts- por 2-1.

 

Te puede interesar