Macabro: González viajó a Lincoln a buscar a su familia con el cuerpo de Fernández en el baúl del auto

Policiales 14 de agosto de 2020 Por Redacción Claridad
Así lo hizo saber en la mañana de hoy el fiscal Esteban Pedernera.
d087f778-677c-47dc-a63f-72c65f5c6108

El fiscal de la causa que investiga la muerte de Rosa Fernández, doctor Esteban Pedernera, indicó hoy que el único imputado por el crimen, Sandro González, viajó a buscar a su familia a la ciudad de Lincoln el domingo 26 de julio último con el cuerpo ya sin vida de la víctima en el baúl de su auto.

Ayer, tras la autopsia, quedó determinado que la mujer de 29 años murió ese día por asfixia mecánica.

El crimen había sido cometido en una vivienda de Laprida al 1600, donde reside González, y el día posterior fue trasladado el cuerpo de Fernández a la obra en construcción de la calle Siria, donde éste trabajaba.

A partir de tres testimonios brindados el miércoles, pudo concluirse con más de 15 días de operativos y búsqueda. Fue clave que ellos aportaran los datos que sabían sobre el hecho aberrante que había protagonizado Sandro González, de 40 años, un sujeto que ahora deberá afrontar no sólo su responsabilidad por la muerte de Rosa Fernández, su expareja y madre de tres hijos, sino también otras causas preexistentes por abuso sexual, amenazas y lesiones.

Según está previsto, a las 13 prestará declaración indagatoria ante el fiscal Esteban Pedernera, que pedirá su detención efectiva. Mientras, aguarda alojado en una dependencia policial de la región.

La escabrosa historia comenzó a desentrañarse en los últimos días, tras muchas jornadas de búsquedas por lugares lejanos a lo que había sido el destino de Rosa. Y fue por la confesión de tres personas (serían la actual pareja y dos amigos de González) que repitieron lo que él les había confiado.

La Justicia pudo reconstruir entonces cómo fueron los hechos que mantuvieron en vila a la comunidad desde el 26 de julio. Ese domingo, González llevó en su vehículo a su expareja y madre de tres hijos, pasó por donde se lo vio por las cámaras pero ahora el fiscal remarca que “no se vio bajar a Rosa”, y la llevó hasta su nuevo domicilio, en Laprida al 1600, donde vive con una nueva pareja e hijos.

Allí, se produjo una discusión por dinero, originada en el condicionamiento de que González le decía que luego no habría futuras ayudas. Ante los reclamos de Rosa, la tomó por detrás y la asfixió con el codo, según determinó la autopsia practicada. “No está golpeada, no tiene heridas punzantes… solo usó las manos y abrazada desde atrás y asfixiada por maniobra mecánica”, confirmó el fiscal Esteban Pedernera.

Esto sucedió alrededor de las 19 del domingo 26 de julio: metió el cuerpo en el baúl del auto y se dirigió a buscar a su familia hasta Lincoln. Al otro día, se fue a la obra en construcción ubicada en Siria, entre Pringles y Necochea, donde cavó un pozo bien ubicado y la enterró.

Para eso, ingreso “de culata” el vehículo al garaje de esa casa para poder sacar el cuerpo sin ser percibido por unos durleros que trabajaban en la parte superior.

“Tiene una superioridad física muy grande respecto a Rosa, viene de ser leñador en tierras santiagueñas y todos daban cuenta de la ligereza y capacidad que tenía con la pala. Hizo todo en poco tiempo y solo”, dijo Pedernera.

SIN RASTROS

Además, respondiendo a cuestionamientos realizados, el fiscal señaló que “en la casa de él no se encontró nada porque no hubo una escena violenta, con roturas, fluidos o sangre que hayan quedado”.

Las inspecciones también llevaron al personal policial a la obra de calle Siria. “Habíamos estado en la obra, se había cavado, pero la sorpresa de ayer fue la  profundidad y la ingeniería con que había realizado el pozo, de más de un metro y conducía desde un muro divisorio hacia adentro, debajo de una parrilla. Arriba había una montaña de escombros consolidados que tampoco permitía analizar el terreno como removido”.

Sólo con los datos concretos aportados por tres testigos, se pudo llegar con exactitud y muy rápidamente, al cuerpo de Rosa. El trabajo fue aportado por personal de Obras Sanitarias municipales.

“Respecto de los testigos, prefiero guardar la identidad pero puedo decir que fueron tres testimonios contundentes y valientes que permitieron desentrañar todo en cuestión de minutos”, señaló Pedernera.

Fuente: La Verdad de Junín 

Te puede interesar