A 5 años del partido en el que un linqueño tuvo en vilo a un país

Deportes 14 de mayo de 2020 Por Administración Claridad
Hoy se cumple un lustro de uno de los Superclasicos más recordados de la historia, donde el linqueño -por adopción- Darío Herrera fue actor principal.
6ZP2MV6MVZGIXFMWZZ7273QGGM
Herrera en el centro. - Darío tuvo la difícil tarea de impartir justicia aquel día.

La Bombonera está a pleno y los equipos se predisponen a salir a disputar los últimos 45 minutos de una serie muy reñida de Copa Libertadores. Hasta ese momento, Darío Herrera, viene llevando el partido de la mejor manera sin grandes sobresaltos. Sin embargo, un hecho ajeno al terreno de juego iba  a cambiar la historia para siempre.

14 de mayo de 2015

La Bombonera. Octavos de final de la Copa Libertadores. Partido de vuelta. Boca y River iban a protagonizar el segundo chico de la serie (la ida fue 1-0 en favor del Millonario, gol de Carlos Sánchez de penal). El encargado de impartir justicia es el oriundo de Andacollo y Linqueño por elección, Darío Herrera. A pesar de la diferencia, el resultado aún se encontraba abierto y los dirigidos por el Vasco Arruabarrena tenían la confianza de revertir la cuestión. Es por eso que más de 45.000 personas colmaron el estadio para apoyar a sus jugadores. Sin embargo, Adrián Napolitano, más conocido como el "Panadero", y otras cuatro personas no tuvieron los mismos planes: lanzaron gas pimienta a los futbolistas de River cuando regresaban al terreno de juego para encarar los últimos 45 minutos de juego. En ese sentido, se cumple un nuevo aniversario de aquel fatídico suceso que dejó una mancha imborrable en el fútbol argentino y que hasta el día de hoy sigue siendo recordado como un papelón mundial.

Las imágenes son contundentes y sorprendieron a la mayoría de los espectadores, a pesar de que el ominoso espectáculo estuvo en la tribuna. Biscay corriendo para hablar con Darío Herrera. Julio Chiarini, arquero suplente, vociferando insultos al aire mientras Barovero intentaba frenarlo. El Pity Martínez llorando. Cavenaghi bramando: "Lo tiene que suspender, nos tenemos que ir a la mierda".

VUt9p66Ti_720x0__1
El uruguayo Sánchez fue el primero en hablar en el césped. "Creo que echaron gas pimienta", explicó. Luego, Gallardo -casi en un estado desesperado- expresó ante una cámara: "Mirá como están los jugadores, ¿hace falta tirar esto? Lo tiraron desde el alambrado".

A partir de entonces, sucedieron una catarata de hechos que ensuciaron aún más un evento que prometía ser inolvidable por lo futbolístico y que se recuerda únicamente por el escándalo.

Te puede interesar